La publicidad de los nuevos productos del tabaco en Internet

 In Uncategorized

Hace unos días nos sorprendió una noticia en un diario local en el que con apariencia de noticia, no era más que el anuncio de que el nuevo producto iQos de Phillip Morris estaba disponible en un estanco local. Nos pareció interesante compartirlo con otros profesionales de la salud porque se volvían a utilizar técnicas de antaño para hacer publicidad encubierta de productos del tabaco. El titular era, decimos era porque ya no se puede consultar, “El revolucionario dispositivo IQOS llega a Estanco el Molí”. Una vez dentro de la web no aparecía en ningún lugar la palabra publicidad con lo que se incumplía cualquier ética, legislación o simplemente las mínimas normas de autocontrol de los contenidos publicitarios en Internet.

Esto nos hizo plantearnos qué está pasando con este tipo de contenidos en Internet ya que en otros países como el Reino Unido o EE. UU. se está legislando para evitar dicha promoción en las redes sociales, aunque pocas veces se denuncia esta práctica en Youtube, mucho menos en Facebook, Instagram o en blogs privados. Esta casi impunidad hace que sea muy fácil encontrar contenidos sobre tabaco y alcohol, incluso en los productos de más de 20 grados, durante las 24 horas del día, sin restricciones de público ya que con solo aceptar que tienes 18 años se acepta este hecho. Nos imaginamos una situación real en la que por el simple hecho de decir que tenemos 18 años nos creyesen. La dificultad en el control del acceso está clara por lo que se deberían buscar fórmulas para que una ley sea vulnerada al tratarse de una realidad “virtual”.

Un aspecto interesante sería saber por qué las grandes compañías de tabaco o alcohol no reclaman sus derechos de autor sobre los videos que hay en Youtube o sobre las imágenes o por qué no hay denuncias sobre el uso de tabaco o alcohol en videos de youtubers. Entendemos que el control de esa inmensa cantidad de contenido es complicada pero corresponde a Youtube hacerlo preventivamente, de hecho ya lo hace automáticamente con el contenido musical que se incluye al subir un video. Lógicamente una web corporativa de cervezas contiene publicidad pero mientras en los códigos deontológicos sobre los contenidos de salud se pide explícitamente que siempre que se haga publicidad se incluya la palabra publicidad, en este tipo de web, o algunas por lo menos, únicamente se incluyen un aviso legal de una frase tipo “este sitio web incluye mensajes publicitarios”. De forma que cualquier contenido publicitario se confunde con información, más aún si las personas que lo visitan son menores con menor capacidad para valorar la calidad de la información que están recibiendo.

Lo que parece claro es que con actuaciones como la que ha motivado este escrito, se vuelven a poner sobre la mesa prácticas comerciales fuera de todo control o ética, se cambia información contrastada por promoción sin ningún tipo de advertencia clara. El tema no es tan simple como podría parecer ya que mientras para todos los contenidos sobre salud las restricciones autoimpuestas o no por códigos deontológicos reguladores, son cada vez mayores, en el otro bando, en el de las grandes corporaciones de tabaco que además viven de la publicidad, se aprovechan de la casi total impunidad y desregulación de las redes. De hecho estas empresas siempre han defendido la autoregulación sabiendo que se la iban a saltar. Ahora sólo queda saber cuándo aparecerán públicamente algunos “influencers” y youtubers con el iQOS en las manos de forma inocente, o no. De entrada ya han inventado un nuevo concepto y trabajan duro para que se quede: Productos de Riesgo Reducido. Tiempo al tiempo.

Recent Posts
Contacta amb nosaltres

Envia'ns una consulta i et respondre'm el més aviat possible.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search